Yo estuve en Hijos de Rothgar...y sobreviví

Posted by Jabibiv | Posted in | Posted on lunes, noviembre 21, 2016

2

Yo estuve en Hijos de Rothgar…y sobreviví
Claro que sobreviví, es lógico soy miembro de su Staff. Aunque a veces bien pensamos que no lo conseguiríamos este año.
Un Rothgar más ha concluido y todos han vuelto sanos y salvos a sus distintas localidades. El último día te lo pegas junto al móvil pendiente de por dónde para cada drakar y que es de la gente que ha partido. Te preguntas si de verdad se lo han pasado tan bien, si volverán el año que viene y que maldades planearemos para darles un recibimiento acorde a su entusiasmo. Todos los años acabas con la misma sensación: Jugadores…habría que matarlos a todos.
Este año uno de los rayos de Odín nos había dado en la cabeza y decidimos hacer multiescenarios. Uno principal donde se desarrollaba la trama general y otro de laberinto en el que se iban solucionando las distintas tramas que los jugadores iban dejando atrás. Insistí mucho en que no hiciéramos esta locura pero el resto del Staff se mantuvo firme y al final resultó muy bien. Nosotros fuimos como locos por todas partes pero nuestros invitados se lo pasaron en grande y fueron muy legales no desvelando las trampas del laberinto ni sus tramas personales hasta que llegó la noche de la hoguera. De lo de las trampas estamos seguros ya que cayeron todos en todas (algunos varias veces).
El montaje fue arduo, como todos los años, dedicando una semana completa a levantar, ultimar y preparar los detalles del evento. Pudimos hacerlo mejor, por supuesto, pero siempre dejamos la perfección para el año que viene. He de decir que nos dio tiempo también para tomarnos nuestras jarras de cerveza al concluir un duro día de trabajo en el Herod y reírnos a gusto.
Levantamos 2000 metros lineales de laberinto, una zona de poblado y una espiral donde representamos una leyenda vikinga popular ocurrida en la Mercia danesa sobre el 857 conocida como Las doncellas con escudo. Vamos, que estuvimos ocupados quiero decir.
Este año teníamos un evento de guerra en la que la reina Kyra debía lidiar en combate contra los invasores wilfingos. El combate fue arduo, desde luego. Hubo no menos de tres batallas campales con más de 200 resurrecciones, ataque a líneas de suministros, desembarcos, balistas, asedios y un sinfín de situaciones de batalla que pudimos representar con nuestros escasos medios, la imaginación y la colaboración de todos los jugadores a los que tanto queremos.
Por supuesto también hubo tiempo de nuestros juegos populares como la gran carrera de ponéis peludos, el vikingo amable, el axebowl (del que queremos hacer una liguilla el año que viene), etc. Tuvimos nuestra noche de taberna y todos los clásicos de Hijos de Rothgar.
Como sorpresas tuvimos el escenario de las puertas del Valhalla en la que aquellos que habían sido observados por Odín como los más valientes y legales en el juego pasaron a un evento privado donde nuestras amables jugadoras interpretando a las legendarias valkirias les dieron un recibimiento digno de todos los héroes que luchan y mueren todos los días en los patios del Valhalla para resucitar todas las noches y beber en sus salones.
Cuando hago recuento mental de todos los escenarios que jugamos me doy cuenta de la fe ciega que tienen en nosotros los jugadores ya que siempre vienen sin saber a qué. Se pueden hacer una idea de que habrá batallas o laberintos o saqueos pero no saben a qué se enfrentarán año tras año. Me da que nadie se esperaba la aparición de la araña gigante al final del evento como tampoco se esperaban el dragón cuando apareció. Eso para nosotros es un orgullo y creedme una enorme presión.
De todas formas, aunque intentemos prever como va a resultar el evento los jugadores siempre nos sorprenden. Nunca nos imaginamos que los Hijos de Rothgar ganarían la batalla pero su reina moriría en combate singular contra el virrey wilfingo, sus acérrimos enemigos quedarían como una facción más de Rothgar y habría un número singular de robos y huidas en el evento.
Cuando pienso en lo que se preparan los jugadores en sus casas antes de venir, en las ropas, los entrenamientos, las consignas (algunas mejores que otras desde luego) y el espíritu en general no puedo sentir más que admiración. Y la verdad es que siempre pienso…debe estar bien venir al Rothgar, ojalá pudiera apuntarme.
Creo que verdaderamente Hijos de Rothgar se comienza a jugar cuando te has ido del evento. Cuando comienzas a contar las historias que han pasado y la hermandad que se ha producido. Eso para mí es lo fundamental. Al fin y al cabo, más allá de las proezas atléticas (y no tan atléticas), las formaciones de batalla, los monstruos abatidos o las trampas sorteadas, aquí lo que se gana es formar parte de una historia que se cuenta año tras año, una y otra vez en la noche de la hoguera y en la mejor compañía que me cabría esperar.
Nos vemos si queréis el año que viene.

El bardo

Comments (2)

Sois los mejores...!!! Enhorabuena y si esto sirve para inscripción del año que viene, Me apuntoooo...!!! XD

Es un evento que engancha, puedes salir magullado y agotado pero ya estas pensando en los caminos que puede tomar la historia el año siguiente y deseando volver, sois los mejores.

Publicar un comentario en la entrada